COMPOSICIÓN :
Cada vial contiene:
Metilprednisolona succinato sódico USP equivalente a                                                    
Metilprednisolona                                                    125 mg
Fosfato monobásico de sodio monohidrato USP           1,84 mg
Fosfato dibásico de sodio anhidro USP                        17,4  mg

Ampolla de Agua para inyección
Cada ampolla de Agua bacteriostática para inyección contiene :
Alcohol bencílico USP                0,945 % ( p/v )
Agua bacteriostática USP para inyección     c.s.p.

FORMA FARMACÉUTICA :
Polvo para inyección

DESCRIPCIÓN :

Metilprednisolona succinato sódico USP es un glucocorticoesteroide sintético presentado en forma de inyección para administrar por vía intravenosa o intramuscular. Estas altas concentraciones en solución acuosa son particularmente útiles en el tratamiento de condiciones patológicas en las que se requiere un efecto hormonal rápido y efectivo. La metilprednisolona tiene una fuerte acción anti-inflamatoria e inmunosupresora y actividad antialérgica.
Su nombre químico es: pregna-1,4-dieno-3,20-diona,21-( 3- carboxi-1-oxopropoxi ) 1-1-dihidroxi-6-metil-sal sódica (6α-11β).
Peso molecular: 496,53
La metilprednisolona es una droga que pertenece la clase de anti-inflamatorios glucocorticoides de absorción sistémica y que se difunden a través de la membrana celular y forman complejos con los receptores del citoplasma.

Estructura química de Metilprednisolona succinato sódico



FARMACOLOGIA CLINICA

Mecanismo de acción
El metilprednisolona succinato sódico tiene la misma acción  metabólica  y anti-inflamatoria que la metilprednisolona. Sus complejos penetran en el núcleo celular y se conjugan con la cromatina del DNA y estimulan la transcripción del mRNA y la subsecuente síntesis de las proteínas     de varias enzimas que finalmente son las responsables de los numerosos efectos de los glucorticoides después de su uso sistémico. Los glucocorticoides no solo ejercen importantes efectos en los procesos inflamatorios e inmunológicos sino que también ejercen su acción en el metabolismo de los carbohidratos, las proteínas y las grasas.
Sus propiedades inmunosupresoras, anti-inflamatorias y anti-alérgicas son las responsables de la mayoría de sus aplicaciones terapéuticas : reducción de las células inmunoactivas cercanas al foco inflamatorio; reducción de la vasodilatación; estabilización de las membranas lisosómicas, inhibición de la fagocitosis; reducción de la producción de las prostanglandinas y sustancias relacionadas.

FARMACOCINÉTICA
“In vivo”, las colinesterasas hidrolizan rápidamente la metilprednisolona sódica a metilprednisolona libre. En el hombre se forma un enlace débil con la albúmina y la transcortin (aproximadamente del 40% al 90% de la droga ).  La infusión intravenosa de 40mg/Kg en 20 minutos o de 1g, entre 30 a 60 minutos produce después de 15 minutos un pico en el plasma de aproximadamente 20mg de prednisolona/ml. Alrededor de 25 minutos después de la administración intravenosa de 40 mg se observa un pico de 42-100 mg de prednisolona/100ml. Con la inyección intramuscular de 40 mg se obtuvieron picos entre 34 -100 mg/ml después de 120 minutos. La inyección intramuscular da niveles más bajos que la intravenosa, pero los valores en el plasma después de la administración intramuscular se mantienen por un tiempo más largo. Con los resultados de ambas vías de administración los pacientes reciben cantidades equivalentes de prednisolona. La importancia clínica de estas pequeñas diferencias es prácticamente mínima si consideramos la acción de los glucocorticoides.
La respuesta clínica generalmente se observa entre 4 a 6 horas después de la administración En el tratamiento del asma la respuesta clínica positiva ocurre entre 1 a 2 horas después de la administración. La vida media en el plasma de la metilprednisolona succinato sódico es de 2,3 a 4 horas
La metilprednisolona es un glucocorticoide con una actividad a medio término. Su vida media biológica es de 12 a 36 horas. La actividad intracelular del glucocorticoide resulta en una clara diferencia entre la vida media en el plasma y la vida media farmacológica, ya que su actividad farmacológica persiste aún después de que los niveles detectables en el plasma hayan desparecido.
La duración de la actividad anti- inflamatoria de los glucocorticoides es aproximadamente igual a la de la supresión hipotálamo-pituitaria-adrenal ( HPA ). La metilprednisolona se metaboliza por vía hepática y es cualitativamente similar a la del cortisol. Los principales metabolitos son el 20-beta-metilprednisolona y el 20-betahidroxi-6-metilprednisolona. Estos metabolitos son excretados principalmente en la orina como glucorónidos, sulfatos y compuestos conjugados. Después de la administración intravenosa de metilprednisolona se recolectó en la orina el 75% de la radioactividad total en el lapso de 96 horas, el 9% fue recolectado en las heces humanas después de 6 días y 9% en la bilis.


 INDICACIONES
•    Trastornos endocrinos:
Insuficiencia adrenocortical primaria o secundaria (junto con mineralocorticoides, cuando sea aplicable).
Hiperplasia adrenal congénita,
Tiroiditis no supurativa,
Hipercalcemia asociada con cáncer.
•    Trastornos reumáticos:
Como terapia auxiliar para la administración a corto plazo (para ayudar al paciente en un episodio agudo o exacerbación) en artritis psoriásica, artritis reumatoidea, incluyendo artritis reumatoidea juvenil (algunos casos pueden requerir terapia de mantenimiento con dosis bajas), espondilitis anquilosante, bursitis aguda y subaguda, tendosinovitis aguda no específica, artritis gotosa aguda, osteoartritis postraumáti­ca, sinovitis de osteoartritis, epicondilitis.
•    Enfermedades del colágeno:
Durante una exacerbación o como terapia de mantenimiento en casos seleccionados de lupus eritematoso sistémico, carditis reumática aguda, dermatomiositis sistémica (polimiositis).
•    Enfermedades dermatológicas:
Pénfigo, dermatitis ampollosa herpetiforme, eritema multiforme severo (síndrome de Stevens-Johnson), dermatitis exfoliativa, micosis fungoides, psoriasis severa, dermatitis seborreica severa.
•    Estados alérgicos:
Control de condiciones alérgicas severas o incapacitantes que no responden a los intentos adecuados del tratamiento convencional en rinitis alérgica estacional o perenne, enfermedad del suero, asma bronquial, reacciones de hipersensibilidad a fármacos, dermatitis por contacto, dermatitis atópica.
•    Enfermedades oftálmicas:
Procesos alérgicos e inflamatorios severos, agudos y crónicos, que afectan a los ojos y sus anexos, como: úlceras marginales corneales alérgicas, herpes zoster oftálmico, inflamación del segmento anterior, uveítis y coroiditis posterior difusa, oftalmía simpática, conjuntivitis alérgica, queratitis, coriorretinitis, neuritis óptica, iritis e iridociclitis.
•    Enfermedades respiratorias:
Sarcoidosis sintomática, síndrome de Loeffler que no se puede manejar con otras medidas, beriliosis, tuberculosis pulmonar fulminante o diseminada cuando se usa junto con quimioterapia antituberculosa adecuada, neumonitis por aspiración.
•    Trastornos hematológicos:
Púrpura trombo­citopénica idiopática en adultos (solamente I.V.; la administración I.M. está contraindicada), trombocitopenia secundaria en adultos, anemia hemolítica adquirida (autoinmune), eritroblas­topenia (anemia eritrocítica), anemia hipoplásica congénita (eritrocítica).
•    Enfermedades neoplásicas:
Para el manejo paliativo de leucemias y linfomas en adultos, leucemia aguda de la infancia.
•    Estados edematosos:
Para inducir diuresis o remisión de la proteinuria en el síndrome nefrótico, sin uremia, o en el tipo idiopático, o en el ocasionado por lupus eritematoso.
•    Enfermedades gastrointestinales:
Para ayudar al paciente en un periodo crítico de la enfermedad en colitis ulcerativa, enteritis regional.
•    Sistema nervioso:
Exacerbaciones agudas de la esclerosis múltiple.

DOSIS Y ADMINISTRACION
La dosis mínima efectiva debe ser determinada una vez que se ha obtenido el control de la enfermedad. El retiro debe ser lento y gradual para evitar la remisión de los síntomas.
Los rangos de las dosis de los corticosteroides son extremadamente amplios y los pacientes responden de forma variable, por lo que la dosis debe ser individualizada de acuerdo al diagnóstico, severidad, pronóstico, duración de la enfermedad, respuesta y tolerancia del paciente. En el caso de infantes y niños además de las consideraciones anteriores se deberá considerar estrictamente las indicaciones determinadas por su edad y peso corporal.
Como terapia conjunta en tratamientos a largo plazo.- La dosis recomendada de metilprednisolona es de 30 mg/Kg por vía intravenosa en un periodo de por lo menos 30 minutos. Las grandes dosis pueden ser repetidas cada 4 u 8 horas hasta por 48 horas.
Daño agudo en la columna vertebral.- Administrar por vía intravenosa 30 mg de metilprednisolona/Kg de peso corporal en un tiempo de 15 minutos seguido por una pausa de 45 minutos y luego continuar con la infusión por vía intravenosa de 5,4 mg /Kg de peso por 23 horas. Allí se debe separar la infusión intravenosa para la infusión por bomba. El tratamiento debe empezar dentro de las 8 horas que se produjo el daño.
Colitis ulcerativa.- Se administrarán dosis de 40 a 120 mg de prednisolona como enemas de retención o por goteo continuo entre 3 a 7 veces semanalmente por un periodo de 2 o más semanas. Muchos pacientes pueden ser controlados mediante la administración de 40 mg de prednisolona diluidos en 1 a 10 onzas de agua dependiendo del grado de afectación de la mucosa colónica inflamada
Otras consideraciones.- La dosis inicial puede variar entre 10 a 500 mg dependiendo del problema clínico a ser tratado. Se pueden requerir grandes dosis para el tratamiento de condiciones agudas o severas. L a terapia se puede iniciar administrando por vía intravenosa hasta 250 mg de prednisolona en un periodo de 5 minutos y si es más de 250 mg hasta al menos 30 minutos. Subsecuentemente se la puede administrar por vía intravenosa o intramuscular a criterio del médico y guiado por la respuesta y condición clínica del paciente.
La metilprednisolona succinato sódica puede ser administrada por vía intravenosa o intramuscular o por infusión intravenosa. La vía de administración inicial en casos de emergencia es la inyección intravenosa La inyección intravenosa o intramuscular se be prepara de acuerdo a las instrucciones que se detallan más adelante.
Para el control de la enfermedad a ser tratada se debe utilizar la dosis más baja posible. También cuando es posible reducir la dosis esto debe hacerse en forma gradual.
Las complicaciones por el uso de corticoesteroides dependen del tamaño de la dosis y la duración del tratamiento y se debe hacer un balance del factor riesgo/beneficio de cada paciente, así como si la frecuencia de la administración debe ser diaria o intermitente. La terapia alternativa diaria en la que la dosis seleccionada de prednisolona es administrada pasando una mañana es el régimen de elecció para tratamientos a largo plazo.

RECONSTITUCION
1.- Remueva el protector plástico del sello del vial
2.-Frote el tapón del vial con una solución antiséptica e introduzca el diluyente con una jeringuilla estéril, dentro del vial/
3.- Agite vigorosamente el vial para disolver el polvo.
4.-Retire la dosis a utilizar con la ayuda de una jeringuilla estéril. El resto del contenido del vial debe ser descartado.
Previamente, antes de administrar la inyección observe si en el contenido se observan materias extrañas, cambio de color o si la solución está turbia o hay algún precipitado. En todos los casos se debe descartar la preparación.
Para la infusión intravenosa previamente diluya el contenido del vial según lo que ya está indicado e inmediatamente proceda a la dilución para la infusión i.v. sea con cloruro de sodio al 0,9% para inyección o con dextrosa al  5% para inyección. La concentración de 1 mg/ml es estable física y químicamente  por 24 horas si se mantiene entre 5oC a 15oC
Antes de administrar la infusión observe si en el contenido se observan materias extrañas, cambio de color o si la solución está turbia o hay algún precipitado. En todos los casos se debe descartar la preparación.

CONTRAINDICACIONES.-
•    La metilprednisolona succinato sódico para inyección está contraindicada en pacientes con hipersensibilidad conocida al producto o a cualquiera de sus otros componentes.
•    Las preparaciones de corticoesteroides para administración intramuscular están contraindicadas en pacientes con púrpura trombocitopénica idiopática
•    La metilprednisolona polvo estéril para inyección está contraindicada en niños prematuros por su contenido de alcohol benzílico.
•    La metilprednisolona  polvo estéril para inyección está contraindicada para su administración por vía intratecal. Se han reportado severos eventos asociados con esta vía de administración.

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES:
Este medicamento contiene alcohol bencílico, no usar en Neonatos
Generales.- La inyección de metilprednisolona sucinato de sodio puede resultar en cambios en la formación de las capas dérmica y subdérmica de la piel en el sitio de la inyección. Para disminuir este efecto depresivo no se debe exceder la dosis recomendada. Debe evitarse la inyección en el músculo deltoides ya que se han reportado casos múltiples de atrofia subcutánea.
Los casos de reacciones de anafilaxia ocurren muy raramente
El incremento de la dosis de acción rápida de un corticoesteroide .está indicado en pacientes que reciben este tratamiento y que están sujetos a cualquier situación inusual de stress ante, durante y después de la situación causante.
Cardio-renal .- Las dosis elevadas y prolongadas de los corticoesteroides pueden causar hipertensión, retención de sal y agua e incrementar la excreción de potasio. Estos efectos son menores cuando se emplean corticoesteroides sintéticos, excepto si se utilizan dosis mayores que las aconsejadas. Debe someterse al paciente a un consumo restringido de sal y dar suplementos de potasio. Todos los corticoesteroides incrementan la excreción de Calcio
Endocrinos.- Supresión del eje hipotálamo-pituitario adrenal; síndrome de Cushing e hiperglucemia; pacientes crónicos monitoreados por esas condiciones.
La supresión del eje HPA puede volverse reversible al retirar el tratamiento con el corticoesteroide, pero con una potencial insuficiencia de la droga, la que puede ser minimizada con el retiro gradual del tratamiento. Este tipo de insuficiencia secundaria puede persistir por meses después de descontinuar la terapia por lo que es necesario restituir la terapia hormonal ante cualquier situación de stress que se presente durante el tratamiento.
Infecciones:
General.- Los pacientes que reciben terapia con corticoesteroides son más suceptibles a las infecciones que los individuos sanos. Esto puede incrementar la resistencia a las mismas y difultar la localización del foco infeccioso. Las infecciones con cualquier agente patógeno sean bacterias, hongos, virus, protozoarios o helmintos están asociados con el uso de córticoesteroides ya sean solos o en combinación con otros inmunosupresores. Estas infecciones pueden ser leves, pero también pueden volverse graves y en ocasiones fatales. Con el incremento de la dosis la incidencia de las infecciones también aumenta y los córticoesteroides pueden enmascarar algunos síntomas de la infección. No se debe utilizar la administración intraarticular, intrabursal o intratendinosa para lograr efectos focales en la presencia de una infección local  aguda.
Infecciones por hongos.- Los córticoesteroides pueden exacerbar las infecciones sistémicas causadas por hongos por lo tanto no deben emplearse cuando existen tales infecciones a menos que sea estrictamente necesario. Se han reportado casos en los que se ha administrado conjuntamente anfotericina B e hidrocortisona en los que se han producidos efectos de agrandamiento del corazón y daño congestivo del mismo.
Patógenos.- Las enfermedades latentes pueden ser activadas o puede exacerbarse una infección interrecurrente debido a la presencia de patógenos tales como, Ameba, Cándida, Criptococos, Micobacterium, Nocardia, Neumocistis y Toxoplasma.
Es recomendable que tanto la amebiasis latente o activa sea tratada antes de recibir el tratamiento con corticoesteroides en aquellos pacientes que han vivido en el trópico o que han padecido de diarreas inexplicables.
Igualmente se debe tener especial cuidado con la administración de corticoesteroides en los pacientes que sufren de infección conocida por estrongiloides o se sospecha de la misma ya que las propiedades inmunosupresoras de los corticoesteroides  pueden exacerbarla y dispersarla por migración de las larvas, la que a menudo va acompañada de enterocolitis o de una potencialmente fatal septicemia por gramnegativos.
Los corticoesteroides no deben ser administrados a pacientes con malaria cerebral ya que no existe evidencia de potenciales efectos benéficos para esta condición.
Tuberculosis.- El uso de corticoesteroides en la tuberculosis activa debe estar estrictamente restringida a los casos de tuberculosis fulminante o diseminada, en estos casos se administrarán conjuntamente con la terapia antituberculosa adecuada.
Se aconseja una estricta observación cuando se administra corticoesteroides a pacientes con tuberculosis latente o reactivos a la tuberculina, ya que puede ocurrir una exacerbación de la enfermedad. Durante tratamientos prolongados con corticoesteroides estos pacientes deben recibir quimioprofilaxis.
Vacunación.- La administración de vacunas con organismos vivos o atenuados está contraindicada en pacientes que reciben dosis inmunosupresoras de corticoesteroides, pero puede administrarse vacunas con organismos inactivados o muertos. Sin embargo no puede predecirse cuál será la respuesta a este último tipo de vacunación. Pueden llevarse a cabo procedimientos de inmunización en los pacientes que reciben corticoesteroides como remplazo de la terapia, como en el caso de la enfermedad de Addison.
Infecciones virales.- La gripe aviar y otras infecciones virales pueden tener consecuencias serias o fatales en los niños o en adultos que reciben córticoesteroides por lo que debe evitarse la exposición a este tipo de enfermedades, igual se aplica a pacientes que no las padecen. Si la exposición sucede debe recurrirse a terapia con inmunoglobulina para varicela zoster (VZIG por sus siglas en inglés ).  Si, a pesar de todo el paciente contrae cualquiera de estas infecciones se aconseja la terapia conjunta con antivirales.
Neurológicos.- Se han reportado severo episodios médicos si se administran córticoesteroides por vía intratecal.
Oftálmicos.- El uso continuo de corticoesteroides puede producir catarata posterior subcapsular, o glaucoma con posible daño en el nervio óptico y puede incrementar la gravedad de infecciones oculares secundarias debidas a bacterias, hongos o virus. Los corticoesteroides deben ser usados con mucha precaución en el tratamiento del herpes simplex ocular porque puede ocurrir perforación de la córnea. Y no deben ser utilizados cuando la enfermedad está activa.

EMBARAZO Y LACTANCIA.-
Embarazo.-  En estudios experimentales con animales se ha comprobado que con dosis similares a las empleadas con los humanos ocurren efectos teratogénicos, Por lo tanto no deben usarse en mujeres embarazadas. En el caso de ser muy necesario debe determinarse el potencial beneficio para la madre frente al riesgo para el feto. Si la madre ha recibido corticoesteroides durante su embarazo, tanto ella como el recién nacido deben ser cuidadosamente vigilados para determinar signos de hipoadrenalismo.
Lactancia.- Los corticoesteroides se excretan en la leche materna y pueden causar efectos indeseables en el lactante como disminución del crecimiento por atrofia de la producción endógena de corticoesteroides. Ya que además pueden producirse efectos severos en el lactante es preferible remplazar la leche materna por otro tipo de alimentación.

REACCIONES ADVERSAS.-
Líquidos y electrolitos.- Retención de Sodio, retención de líquidos, hipertensión por retención de líquidos, pérdida de Potasio, alcalosis hipokalémica.
Músculo esqueléticas.- Miopatía esteroidea, debilidad muscular, osteoporosis, fracturas patológicas, compresión vertebral, necrosis aséptica y ruptura de los tendones, particularmente del tendón de Aquiles.
Gastrointestinales.- Ulcera péptica con posible perforación y hemorragia, hemorragia gástrica, pancreatitis, esofagitis, y perforación del intestino.
Dermatológicas.- Atrofia de las capas dérmicas, petequias y equimosis especialmente en la piel delicada.
Metabólicos.- Balance negativo del Nitrógeno debido al catabolismo de las proteínas.
Neurológicos.- Incremento de la presión intracraneal, seudotumor cerebral, trastornos síquicos.
Endocrinos.- Menstruación irregular, aparición de la enfermedad de Cushing, supresión del axis pituitario-adrenal, disminución de la tolerancia a los carbohidratos, manifestación de la diabetes melitus latente, incremento de los requerimientos de insulina u otros agentes hipoglucémicos, disminución del crecimiento en los niños.
Oftálmicos.- Catarata posterior subcapsular, aumento de la presión intraocular y exoftalmia.
Sistema inmune.- Enmascaramiento de infecciones, activación de infecciones latentes, infecciones oportunistas y reacciones de hipersensibilidad incluyendo anafilaxia y puede suprimir reacciones a las pruebas en la pie. Las reacciones de anafilaxia pueden ocurrir con o sin colapso, disminución del ritmo cardiaco, broncoespasmo, arritmia, hipotensión o hipertensión.


INTERACCIONES CON OTRAS DROGAS.-
Aminoglutamida.-La aminoglutamida puede incrementar una pérdida de corticoesteroides por supresión adrenal inducida.
Anfotericina B y otros agentes deflexores de Potasio.- Su administración conjunta puede causar hipocalemia. En muchos casos la hipocalemia ha sido seguida por agrandamiento del corazón y daño congestivo.
Antibióticos.- Se ha demostrado que el uso concomitante de antibióticos macrólidos disminuye en forma significativa el clearance del corticoesteroide administrado.
Anticolinesterasas.- El uso concomitante de corticoesteroides con colinesterasas causa debilidad extrema en los pacientes que los reciben y que padecen de miastenia gravis. El tratamiento con colinesterasas debe ser retirado 24 horas antes de iniciar la administración de corticoesteroides.
Anticoagulantes orales.- Los corticoesteroides inhiben la acción de la warfarina al administrarlos conjuntamente, por lo que debe monitorearse constantemente los índices de coagulación para ajustar las dosis y mantener los niveles de coagulación deseados.
Antidiabéticos.- Ya que los corticoesteroides aumentan los niveles de glucosa en la sangre se requiere el ajuste de la dosis de los agentes antidiabéticos utilizados en la terapia.
Drogas antituberculosas.- La administración de corticoesteroides en pacientes que padecen tuberculosis puede disminuir los niveles de concentración de isoniazida en el plasma.
Colestiramina.- La colestiramina puede aumentar el clearance de los corticoesteroides.
Ciclosporina.- Cuando se administran conjuntamente se incrementa la actividad de ambas drogas y esto puede dar lugar a convulsiones en el paciente.
Glucósidos digitales.- Puede aumentar el riesgo de arritmias por hipokalemia
Estrógenos y anticonceptivos orales.- Los estrógenos pueden disminuir el metabolismo hepático de ciertos corticoesteroides y por lo tanto incrementar sus efectos incluyendo los adversos.
Enzimas hepática inductoras de barbituratos, fenitoinas, carbamazepina y rifampin.- Las drogas que reducen la actividad de la citocromo P4503A4 pueden acelerar el metabolismo de los corticoesteroides y por lo tanto requerir un aumento de la dosis del corticoesteroide.
Enzimas hepáticas inhibidoras de ketoconazol, antibióticos macrólidos como eritromicina y troleandomicina.- Las drogas que inhiben la acción de la citocromo P4503A4 incrementan las concentraciones de corticoesteroides en el plasma.
Ketoconazol.- El ketoconazol ha demostrado disminuir significativamente el metabolismo de ciertos corticoesteroides hasta en 60%,  incrementando por consiguiente el riesgo de los efectos adversos de los corticoesteroides.
Agentes antiinflamatorios no esteroidales  ( AINES ).-  El uso concomitante de aspirina y otros AINES con los corticoesteroides  incrementa el riesgo de los efectos de estos últimos a nivel gastrointestinal. La aspirina puede ser usada muy cautelosamente en casos de hipoprotrombinemia. El clearance de los salicilatos se incrementa por acción de los corticoesteroides.
Pruebas en la piel.- Los corticoesteroides pueden suprimir reacciones en las pruebas de laboratorio realizadas en la piel.
Vacunas.- Los pacientes que reciben tratamientos prolongados con corticoesteroides pueden desarrollar una respuesta menor a las vacunas con toxoides o con organismos vivos o inactivados debido a la inhibición en la respuesta de los anticuerpos. Los corticoesteroides pueden también activar la multiplicación de organismos contenidos en vacunas con organismos vivos atenuados. La rutina de administración en este tipo de vacunas debe ser diferida hasta que la terapia con corticoesteroides sea retirada, si esto es posible.

SOBREDOSIS.-
El tratamiento en casos de sobredosis aguda es de soporte y sintomático. En sobredosis crónicas debido al tratamiento continuo de enfermedades que requieran el uso de córticoesteroides  la dosis puede reducirse en forma temporal o introducir un tratamiento de días alternados.

ALMACENAMIENTO
CONSERVAR A TEMPERATURA NO MAYOR A 30oC. La solución reconstituida solo puede ser usada hasta 48 horas después de la reconstitución, también mantenida a temperatura no mayor a 30oC.
TODO MEDICAMENTO DEBE CONSERVARSE FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS.

Guardar