FORMULACIÓN:
Cada vial contiene:
Vancomicina clorhidrato
Equivalente a Vancomicina 500 mg

FORMA FARMACÉUTICA
Sólido Parenteral

INDICACIONES TERAPÉUTICAS
VANCOMICINA es un antibiótico natural derivado de Nocardia orientalis. Se considera de espectro reducido.
VANCOMICINA está indicada como tratamiento de segunda elección en pacientes alérgicos a penicilinas, en infecciones causadas por microorganismos sensibles y en enfermedades en las que han fallado otros tratamientos como: enfermedades estafilocócicas, endocarditis, septicemia, infecciones óseas, del tracto respiratorio bajo, piel y tejidos blandos.
Se ha usado también como tratamiento preventivo en el drenaje quirúrgico de abscesos por estafilococos, endocarditis causadas por Difteroides, Streptococcus viridans y St. bovis, asociada a aminoglucósidos, colitis seudo-membranosa por C. difficile y Staphylococcus.
Se ha empleado también en pacientes inmunocomprometidos con neutropenia febril, meningitis y peritonitis, así también en infecciones por Corynebacterium y Estreptococos anaerobios.

CONTRAINDICACIONES
VANCOMICINA se encuentra contraindicada absolutamente en pacientes con antecedentes o historial de reacciones alérgicas a VANCOMICINA.

PRECAUCIONES GENERALES
La administración intravenosa en bolo rápido puede inducir hipotensión arterial severa e incluso arresto cardiaco, por lo que se recomienda administrarla en no menos de 60 minutos en solución diluida.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
No existen estudios controlados en humanos, por lo que VANCOMICINA no se debería indicar en el embarazo.
Existe escasa evidencia de la posible ototoxicidad y nefrotoxicidad en productos de madres que recibieron VANCOMICINA durante el embarazo, por lo que la administración de VANCOMICINA en cualquier etapa del embarazo debe hacerse sólo si es estrictamente necesario.
VANCOMICINA se excreta en la leche por lo que es posible encontrar el antibiótico en el producto.
Debido al riesgo de toxicidad de VANCOMICINA, se recomienda valorar si se descontinúa el tratamiento con este antibiótico o se suspende la lactancia durante el mismo.
En niños pequeños se ha reportado la aparición de eritema y flujo nasal cuando se administró VANCOMICINA y agentes anestésicos, por lo que se debe tener precaución ante esta posible asociación farmacológica.

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS
VANCOMICINA puede causar ototoxicidad, la cual puede presentar desde zumbido de oídos, vértigo, tinnitus y mareo, hasta sordera temporal o permanente. Esta acción potencia la de otros compuestos ototóxicos, como los aminoglucósidos. El riesgo se incrementa en pacientes con insuficiencia renal.
Es posible que VANCOMICINA origine colitis seudomembranosa de intensidad variable, por lo que se debe sospechar en todo paciente que acude por diarrea y está recibiendo tratamiento con este medicamento.
La administración I.V. continua puede desencadenar super infecciones, debido a la presencia de microorganismos resistentes. El daño renal es otro aspecto importante de VANCOMICINA, en especial en pacientes ancianos, por lo que se recomienda el monitoreo continuo de la función renal durante el tratamiento con VANCOMICINA. Es posible el desarrollo o empeoramiento de insuficiencia renal y nefritis intersticial. Estos efectos se revierten con la suspensión del tratamiento.
Se ha reportado también neutropenia después de una semana de tratamiento con VANCOMICINA. Rara vez, se ha reportado eosinofilia, trombocitopenia y agranulocitosis. En el tratamiento I.V. se puede presentar dolor en la vena, endurecimiento, tromboflebitis e incluso necrosis del tejido en inyecciones I.M. o extravasación en la vía I.V.
Después de la administración I.V. son relativamente frecuentes la hipotensión arterial, bradicardia, eritema, urticaria, reacción anafilactoide y prurito.
Estos efectos se han asociado al uso de anestésicos generales.
Se ha descrito con VANCOMICINA un evento conocido como el síndrome del hombre rojo, cuando se administra VANCOMICINA en infusión rápida, caracterizado por rubicundez de la porción superior del cuerpo, incluyendo el cuello, tórax y cabeza, con dolor o espasmo de los músculos torácicos, disnea y prurito. Esto tiende a desaparecer espontáneamente dentro de los primeros 20 minutos posteriores al inicio de la infusión.
En la administración intraperitoneal de VANCOMICINA en pacientes con diálisis peritoneal, se ha observado el desarrollo de peritonitis química, que puede variar desde turbidez en el líquido de diálisis, hasta desarrollo de dolor abdominal y fiebre. Otros efectos reportados con el uso de VANCOMICINA son síndrome de Stevens-Johnson, fiebre medicamentosa, choque anafiláctico, escalofríos, rash, dermatitis exfoliativa, necrólisis
epidérmica tóxica y vasculitis.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO:
La asociación de VANCOMICINA con amino glucósidos puede resultar en nefrotoxicidad grave.
La asociación con anestésicos generales puede desencadenar eritema en niños.
Debido a que VANCOMICINA tiene en solución un pH bajo, puede precipitar y descomponer otros fármacos, por lo que debe administrarse sola.

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD:

Las pruebas realizadas no han mostrado efectos mutagénicos. No se han realizado pruebas adecuadas para valorar el potencial carcinogénico, teratogénico ni sobre la fertilidad.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN:
Intravenosa.
La administración I.V. de VANCOMICINA se debe ajustar para no inyectar más de 5 mg/ml y a no más de 10 mg/min. Antes de administrarse se requiere dilución adicional con 100 ml para 500 mg, con cualquiera de las siguientes soluciones: cloruro de sodio al 0.9%, dextrosa al 5% y Ringer lactato.
Adultos: La dosis recomendada de VANCOMICINA en adultos depende del tipo de infección a combatir y la susceptibilidad del microorganismo.
La dosis diaria recomendada es de 2 g divididos en 500 mg cada 6 horas o 1 gramo cada 12 horas.
Se debe evitar pasar el medicamento en menos de 60 minutos, debido al riesgo de presentar eventos por la infusión rápida.
Niños: La dosis diaria habitual es de 10 mg/kg por dosis, administrada cada 6 horas. Cada dosis debe administrarse por lo menos en el transcurso de 60 minutos.
En neonatos de 0 a 1 semana de edad: La dosis ponderal es de 15 mg/kg como dosis inicial, seguido de 10 mg/kg cada 12 horas.
En recién nacidos de 1 a 4 semanas: Se usan 15 mg/kg como dosis inicial, seguido de 10 mg/kg cada 8 horas.
En niños de 1 mes a 12 años: Se emplean 10 mg/kg de peso cada 6 horas.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
Se recomienda dar terapia de apoyo con mantenimiento de filtración glomerular. La diálisis no resulta eficiente para eliminar VANCOMICINA. Se ha reportado que la hemofiltración y la hemoperfusión con resina polisulfónica, tiene como resultado un aumento de la depuración de VANCOMICINA.
Se deberá tener en mente la posibilidad de sobredosis por múltiples medicamentos, interacción medicamentosa y farmacocinética poco usual en el paciente.